"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

miércoles, 1 de noviembre de 2017

ENTRE ENCINAS


Cada año, nuestra Pepa, como cariñosamente la llamamos, en esta semana de convivencia que el grupo de matrimonios venimos haciendo, nos ofrece una nueva luz para seguir avanzando por el camino de la vida. 

            Uno de los temas que más me han hecho meditar y reflexionar ha sido el de “Emociones y sentimientos”, quizá porque me llamó mucho la atención un texto que Pepa nos presentó, el cual transcribo literalmente: 



Los sentimientos son como los sonidos del alma. Cada uno los hace sonar de modo distinto; el conjunto de todos ellos forma “la música del alma”, pues la música  no es otra cosa que la sucesión rítmica de los sonidos y el conjunto de los sentimientos”. 

            Esto me hace a mí pensar en lo bonito que sería conjugar tu vida con los sentimientos y sonidos que nos llegan del interior de nuestra alma, dándole musicalidad y armonía a sus emociones, que necesitan del amor, la familia, la amistad, la autenticidad,…, porque el amor brota del alma y, cuando el amor existe, hay que buscar esa sucesión rítmica de los sonidos y de los sentimientos para armonizar, aunque algunas veces no sepamos llevarlo a cabo. 

            Hemos tocado otros temas como “Pertenencia”, “Permaneced”, “Amistad”,…, que, documentados con oraciones, textos, cuentos, canciones y montajes, los hacen más entendibles, profundizando en los mismos y sacando mucho de ellos. 

            “Pertenencia” es otro tema que me ha calado porque te das cuenta de lo importante que es pertenecer y ser aceptado por un grupo. Es una necesidad humana porque nos permite desarrollar relaciones sólidas con otras personas. En relación a esto transcribo el siguiente fragmento:


“Cuando se tiene sentido de pertenencia y satisfacción es posible lograr la construcción de nosotros mismos y de nuestra sociedad, viviendo un mejor ambiente ya que nadie cuida lo que no valora”.

          Este sentimiento de pertenencia te aporta autoestima, motivación y confianza. Por eso este grupo de la naturaleza nos sentimos como una verdadera familia, donde compartiendo y conviviendo consolidamos nuestra amistad.

             Como cada año, estas convivencias tienen una importante actividad: el senderismo. Salir a la naturaleza y contemplar la grandiosidad de Dios, apreciándola en esos árboles gigantes que te abrazan con su sombra; en ese sol resplandeciente que te cubre con su luz dando calor a esas mañanas tan frías que este año hemos vivido; a ese silencio que rezuma todo el ambiente, rompiéndose sólo cuando escuchas cantar a un pajarito; a ese contemplar, admirar y sentir todo lo que se puede apreciar con la vista, y ahí intentar ver la grandiosidad de Dios, porque somos parte de este todo. 

            No se puede negar que caminar por la vida es cansado; no se puede negar que, mientras más se avanza, mientras más se sube, la vista es más hermosa, pero… aumenta el cansancio, y no se trata de avanzar, de retroceder, de caminar, de correr… sino de recorrer el camino junto a alguien, junto a Él. 

            Todo son aprendizajes que nos hacen profundizar y poder sacar lo mejor de nosotros mismos.
Nati Caracuel (Asociada)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog