"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

lunes, 26 de junio de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús

Dichoso el hombre que no se siente desilusionado después de haberme encontrado.(Lucas 7)

Puedo confirmar esta experiencia de mi vida a lo largo de más de 50 años. Nací y crecí en una ambiente cristiano y religioso: familia, colegio, amigos. A los 15 años SENTÍ  internamente un deseo de seguir en la vida el camino de Jesús, y” Amarle como María le amó”. Recibíamos entonces la Medalla de Hijas de María, y buscábamos un lema que concretara los deseos, ilusiones y proyectos. Me vi  reflejada en ese.
A los 18 años entré en el Noviciado del Sagrado Corazón de Chamartín, dudé si era la educación el camino que más me atraía o la vida contemplativa de carmelitas o clarisas, tenía amigas que la habían elegido.
Al principio, los jalones de mi vida lo marcaban los sitios de destino o los trabajos realizados, hasta que “bajé al piso” interior y descubrí la aventura de la vida en procesos de seguimiento de Jesús.Fue en Canarias, después del Concilio en los años 70. El mundo, ya no era un desierto espiritual sino un lugar donde se manifestaba la encarnación de Dios. Nosotras cambiamos el concepto de Clausura.  Se nos alentaba las “experiencias” cerca de los pobres.  Nos fuimos a vivir a una Cuartería (se llama así a las viviendas donde viven los aparceros durante la zafra, época de recogida del tomate), pasamos de vivir en un mundo industrial, a uno rural, allí descubrí  las pocas cosas que necesitamos para vivir. No teníamos , ni agua, ni luz ni  servicios, la existencia de las inteligencias múltiples, que no todos servimos para todo, que la pobreza  no consiste sólo en carecer de cosas, sino en el reconocimiento social que te rodea.  La presencia de Dios a través de las estrellas tan cercanas de la noche y los cantos de los niños descalzos. Fui feliz, empezando a entrever la lógica de la encarnación de Jesús y de las Bienaventuranzas.


Pasados allí 12 años.  Volví a Madrid , empezó la etapa de atender y acompañar a mis padres mayores y enfermos, me hubiera gustado vivirla de otra manera,  ese tiempo se pasó más como inconveniente  en  mi  plan de vida que como una oportunidad de descubrir la importancia del olvido propio.Pasé un tiempo en la formación de profesores de religión de la diócesis de Madrid, época muy llena, ampliación de horizontes y de sentido de pertenencia a la Iglesia.

En 1999, la Provincial me destinó al Colegio que tenemos en Chamartín, donde disfruté 13 años, descubriendo la presencia de Dios en niños con mucha diversidad. Profesores y Familias.. Al  llegar la Jubilación me destinaron a la casa de Espiritualidad de Santa María de Huerta, donde vivo llena de júbilo. Haciendo vida las palabras de Jeremías 31. “Plántate hitos, pónte jalones de ruta, presta atención a la calzada, y sobre todo que no se marchite tu corazón”

viernes, 23 de junio de 2017

Felicitación de la Red de Pastoral en el día del Sagrado Corazón

Desde la Red de Pastoral os hemos querido felicitar el día del Sagrado Corazón con este vídeo con los rostros y gestos de los testimonios de las religiosas y comunidades que se han publicado este año en el blog de pastoral, las actividades que ofrecemos para este verano y los encuentros realizados entre nosotras y con otros a lo largo del año en relación con la pastoral de la Provincia.
De fondo un canto de Cristóbal Fones al Corazón de Jesús. Le pedimos al Señor que nos enseñe a amar, a amar de verdad y que nuestra vida se oriente según los sentimientos y preferencias de su Corazón.


Fuente vídeo: Internet
Fuente canto: Internet

¡¡¡Muchas felicidades a todos los que formáis parte 
de la gran familia del Sagrado Corazón!!!

Red de Pastoral

jueves, 22 de junio de 2017

Fiesta del Sagrado Corazón

Mañana viernes 23 de junio es la Fiesta del Sagrado Corazón.

La Hermana Barbara Dawson, Superiora General de la Sociedad del Sagrado Corazón, en su carta a nuestras "Hermanas, Asociados y Compañeros de misión", comparte cómo "el evangelio de esta fiesta (Mt 11, 25-30) nos ofrece una invitación y una brújula."

"Tomen sobre ustedes mi yugo, y aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón."

Nos invita a "que observen los 'yugos' que llevamos en nuestras vidas y que nos preguntemos como comunidad, qué necesitamos dejar ir para enyugarnos a Jesucristo y superar juntas nuestros límites históricos y existenciales."   
Inspirados por este Evangelio, "todos  nosotros, Religiosas del Sagrado Corazón y quienes han elegido nuestra misión y espiritualidad como punto de referencia en sus vidas, renovemos nuestro compromiso para avanzar y profundizar en este camino, y así, recrear esta comunidad global, dinámica y ágil del Sagrado Corazón de Jesús, llamada por Dios para aprende y vivir nuestro carisma y misión en el siglo XXI como un Solo Cuerpo."


Publicado en la web rscjinternational.org



lunes, 19 de junio de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón

¿Cómo vivo HOY mi vocación de RSCJ?

Para mí, vivir es ser. Cada día acojo con más alegría lo que soy y lo que Dios me llama a ser.
Soy mujer, hija, hermana, amiga, compañera…en proceso e inacabada. Dios me quiere como soy y desea que sea para los demás.
Consciente o inconscientemente, con logros  o con fracasos, yo busco ser bondad desde el Corazón de Dios para que otros a su vez, puedan descubrirlo. El gesto más  pequeño puede convertirse en generador de vida, dar los buenos días a una persona que te encuentras cuando vas para el colegio, explicar a un alumno una duda, preguntar a un compañero como sigue.  Creo que uno de los grandes deseos de mi vida es encontrar en las personas lo que viven de positivo en Dios, que el Dios que me habita pueda encontrar al Dios que habita en el otro.

Loli Molina rscj
Cuatro testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón

miércoles, 14 de junio de 2017

Actividades que te proponemos para el verano 2017: Camino de Santiago

La Red de Pastoral de las Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús te proponemos para este verano realizar unas etapas del Camino de Santiago. Es un recorrido lleno de sorpresas en el que tendrás la oportunidad de encontrarte más hondo contigo mismo/a, con los demás y con Dios. Un lugar donde podrás dar lo mejor de tí mismo/a.

lunes, 12 de junio de 2017

Religiosas del Sagrado Corazón en Fuerteventura

Vivimos en Fuerteventura en la que la Congregación está presente desde hace 50 años. Trabajamos y colaboramos en el ámbito educativo en nuestro colegio de Puerto del Rosario que es el único concertado de la isla y con clases de religión en colegios públicos. Colaboramos en parroquias en la pastoral de enfermos, catequesis, formación de catequistas  y en Cáritas. Tratamos de vivir al servicio del pueblo y en un entorno natural. 

Comunidad de Fuerteventura

miércoles, 7 de junio de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón

Comencé a trabajar en Traperos de Emaús de Navarra hace once años y, rápidamente, el trabajo se convirtió en un estilo de relación muy concreto en mi vida cotidiana. En Traperos de Emaús, las personas más frágiles tienen un espacio protegido para poder  desarrollarse con libertad teniendo en cuenta sus respectivas peculiaridades. Es una vivencia colectiva con elementos clave, como son el  respeto, la convivencia, lo personal, la diversidad, el trabajo, el cuidado del medio ambiente y, todo esto, desde la convicción de la importancia de la solidaridad y del compartir, como  modelo de vida.      

Además de la actividad laboral (reciclaje y reutilización), el trabajo “codo a codo” (relación en proximidad) es lo que da sentido a mi tarea junto a la formación, el seguimiento y acompañamiento.
La posibilidad de crear, con otras personas, un espacio donde convivimos gente diversa, en un marco social y laboral “alternativo” en el que la persona es lo importante y donde trabajamos también por cuidar la naturaleza, es una concreción de que un mundo más humano es posible.

En medio de todo esto y, fundamentalmente, en la relación con los compañeros y compañeras me encuentro con el Dios de la Vida que se muestra en el día a día, en gestos que rezuman humanidad, cercanía, cordialidad y acogida.

domingo, 4 de junio de 2017

PENTECOSTÉS: Una Conferencia de Santa Magdalena Sofía Barat

Vigilia de Pentecostés, 30 Mayo 1857

Foto por Juliet Mousseau rscj
Todos los misterios de la vida y muerte de Nuestro Señor Jesucristo se habían realizado; Él había fortalecido en la fe, durante cuarenta días, a esta Iglesia naciente, dejándole la seguridad de quedarse con ella hasta la consumación de los siglos.  ¿Qué faltaba entonces, mis buenas Madres e Hijas?  Una cosa esencial para animar y afirmar una fe todavía tímida y vacilante: la presencia del divino Espíritu; de este Espíritu de fuerza que debía vencer esa timidez de la que habla el Evangelio: “Las puertas estaban cerradas por temor a los judíos”; ese Espíritu de verdad y de luz que aclarando su inteligencia, debía iniciar también en las verdades de Fe, a esa muchedumbre que de todos los países habían acudido a Jerusalén. 
Noten, mis queridas Madres e Hijas, el cambio admirable realizado en los Apóstoles. San Pedro, que hasta ese momento se había mantenido escondido; que había renegado de su Maestro ante la palabra de una sirvienta; él cuyo lenguaje tan incorrecto había hecho que lo reconozcan por su jerga galilea; y bien, a penas recibió el Espíritu Santo, ya no fue la misma persona; habla con seguridad a una multitud inmensa, convirtió tres mil personas con su primer discurso y cinco mil con el segundo. Y noten también la acción del Espíritu Santo en el alma de los nuevos cristianos.  Ellos reconocen su enorme ingratitud hacia Jesús, a quien han crucificado, comprenden sus grandes faltas del pasado y lejos de abatirse o desanimarse, piden con sencillez y humildad: “¿Qué podemos hacer?” palabras cortas, pero que son la verdadera expresión de la buena voluntad. 
Mañana se nos dará también este mismo Espíritu si le abrimos nuestro corazón por la fidelidad y la humildad. Demos una mirada por las diferentes épocas de nuestra vida, cuando lo hemos recibido con más plenitud, sobre todo esas circunstancias particulares de nuestra vida religiosa, o una donación más plena de nosotras mismas que lo ha atraído especialmente a nosotras. Miremos con humildad y sin desánimo si hemos sido cuidadosas para desarrollar sus dones a nosotras. No, el Espíritu Santo no puede obrar en un alma que no responde a sus inspiraciones con delicada fidelidad, esta fidelidad de todos los instantes a las cosas más pequeñas; nuestra vocación nos pide un desprendimiento entero de nosotras mismas. Vean a los Apóstoles después de la venida del Espíritu Santo, fieles a las palabras de Nuestro Señor: “Vayan a instruir a todos los pueblos,” fueron a extender la fe al universo a pesar de las dificultades, las contradicciones y los tormentos que pasaron, marcando con su sangre las verdades que anunciaban. Y es que, mis queridas Madres e Hijas, no se puede ganar almas sino despojándose de si misma, de sus proprios intereses; elevándose por encima de las miserias y susceptibilidades del amor proprio. Humillémonos por poner tan a menudo nuestros pequeños intereses en el lugar de la gloria del Corazón de Jesús, recordemos lo que la Iglesia tiene el derecho de esperar de nuestra pequeña Sociedad, y es lo que espera en efecto, pues el Soberano Pontífice decía últimamente que “contaba con nosotras.” Oremos con fervor y humildad para que el Espíritu de verdad descienda sobre nosotras y realice en nosotras una “nueva creación.”

Archivo del blog