"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

lunes, 17 de abril de 2017

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón

Acompañar retiros

De las experiencias con la que más disfruto es la de acompañar retiros y Ejercicios. Es un regalo poder recibir las vidas de aquellas personas que se disponen durante unos días a abrirse al paso de Dios. Algo que he aprendido en estos años es que en medio de la originalidad de cada persona, de su historia única, de su rostro inconfundible y amado tal como es, hay algo que es común en todas: el anhelo de dar y de recibir amor… y, a la vez, el reconocimiento de nuestra torpeza para hacerlo bien. Hay tanto dolor callado, tantos temores que pasan factura, tanta vulnerabilidad no expresada… y cuando la persona se abre a su fragilidad, también se abre sin saberlo a su belleza y experimento el don de poder acoger y sentir su vida desde Dios, de desear que abra y libere sus fuentes, que pueda presentir todo el potencial que guarda dentro de ella. En la Sociedad del Sagrado Corazón  he ido recibiendo esto a lo largo de mi vida de otras hermanas y es por eso que puedo ofrecerlo también. Contemplar cómo Dios pasa y trabaja, sana y levanta la vida, la suaviza y la madura para otros… es una experiencia que desborda el umbral de las palabras. Esos días necesito estar entera y presente, como si me sumergiera en una Vida mayor en la que soy conducida y ahí permanezco, queriendo estorbar lo menos posible a esa acción amorosa del Creador en su criatura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog