"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

domingo, 27 de noviembre de 2016

Primer Domingo de Adviento: MIRA

Hoy empezamos el tiempo de Adviento. Durante cuatro semanas vamos a preparar una visita muy importante, la de Jesús, que cada 25 de diciembre llega de nuevo a nuestra vida para recordarnos que la fe que hoy sentimos fue y sigue siendo posible gracias a su nacimiento.
Cada semana profundizaremos con una palabra del lema para este curso de los Colegios del Sagrado Corazón (Mira, ama, cuida la vida).
Hoy para adentrarnos en la primera (MIRA) utilizamos el cuento de Eduardo Galeano “La mar”:

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. 
Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. 
Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. 
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre: 
¡Ayúdame a mirar!”

Al igual que este niño, nosotros también necesitamos pedir ayuda para mirar, porque a nuestro alrededor existen tantas cosas y tantas personas… que nos hemos acostumbrado a la multitud.
En esta primera semana de Adviento la Iglesia nos invita a mirar con atención todo lo que constituye nuestra vida, a vivir atentos, despiertos a todo lo que sucede en nuestro interior y en nuestras relaciones (con los demás y con Dios).
De esta forma os invitamos a empezar este Adviento, pidiendo con sencillez ayuda a Dios y a todos los que tenemos cerca para mirar y así con la ayuda de todos podremos ver la inmensidad del mundo que nos rodea.
Desde la Red de Pastoral rscj os deseamos un ¡buen camino de Adviento!



Fuente: Internet

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Religiosas del Sagrado Corazón en Santiago de Compostela

Después de 45 años viviendo en Egipto vine a “parar” a Santiago de Compostela… Ciudad antigua y pequeña animada por los peregrinos y los turistas, pero sobre todo vivificada por el Apóstol…
Tuve la suerte de encontrar trabajo a los dos días de llegar, un lujo en nuestros días…y a mi edad! Estoy en el Centro Internacional de Acogida Cristiana al Peregrino. Experiencia totalmente nueva para mí y muy enriquecedora.

Voy andando porque estoy a 10 minutos de casa. Me encuentro con los peregrinos que vienen por el camino francés y hago la marcha con ellos. Asisto a sus emociones: gritos de alegría al llegar a la plaza del Obradoiro, abrazos que se dan cuando se encuentran con los compañeros que les precedieron, lloros al despedirse de los amigos encontrados… Todavía tienen un paso más… ir a buscar “la Compostela” y a sellar la credencial esperando en una cola que se hace larga… en tiempo fuerte de peregrinación. El número de peregrinos en este Año Santo de la Misericordia “sorpasó” al del último Año Santo 2010 en más de 500 que obtuvieron la Compostela. Vamos por 272.911 peregrinos y aun no terminaron los 12 meses.

Mi trabajo es sencillo. Me ocupo de crear un ambiente en la Capilla, de animar momentos de oración, sobre todo comunitaria, y de ser una “presencia” al peregrino… En momentos de mucha cola escribo “Compostelas”. Y procuro ser un elemento que transmite Paz y Alegría … en este mundo tan catastróficamente bello…
Siempre tengo algo que me llega al corazón y me lo llena. Un día el encuentro con un peregrino egipcio, musulmán del Cairo… fue un regalo para mí y yo creo que también para él, cuando después de recorrer 775 kms. desde Saint Jean Pied de Port, en Francia, pudo expresarse en árabe y hablar de lo que habitaba su corazón… Otro día me llaman por la tarde para ir a escuchar la experiencia de una peregrina que encontré en Zabaldica, Pamplona, hace un mes y que había guardado mi nombre. O el abrazo de un joven alemán de 21 años diciéndome: “Eres muy tierna”. O cuando lavo los vasos de las velas en el WC y me comparten su experiencia del Camino… O el tiempo pasado en la sacristía preparando las velas, donde puedo gozar de un momento de intimidad con el Señor…

Es muy gratificante también el trabajo de reflexión con el equipo del Centro para mejorar al máximo la acogida al peregrino y ayudarlo en su experiencia a lo largo del camino. Tenemos un gran reto por delante. El Camino de Santiago hoy es un lugar privilegiado de Pastoral.
Os mando la foto de un grupo de jóvenes con esclerosis múltiple, que hicieron 116 Kms. de camino… Tuve la suerte de asistir y animar el encuentro en la Capilla… Terminamos todos llorando y abrazándonos. Son unos héroes desconocidos. El Padre Nuestro rezado juntos, al final, tuvo un sabor especial.
Es una suerte palpar que tod@s, en el Camino de la VIDA, somos herman@s.

                                                                                              

lunes, 21 de noviembre de 2016

21 de Noviembre. Aniversario Fundación de la Sociedad del Sagrado Corazón

Hoy hace 216 años que Magdalena Sofía Barat fundó la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús junto con tres compañeras. Fue en París, tras la Revolución Francesa y no pudieron llamarse así oficialmente porque el momento político era muy complicado para la Iglesia y la fe. A su alrededor tenía una tierra destruida por la guerra, familias destrozadas y niñas huérfanas a las que muy pronto decidió educar. Se implicó en transformar la realidad y en convertir  a las niñas, que serían futuras esposas y madres, en personas con sabiduría para influir  positivamente en sus familias.
No fue fácil, se tuvo que enfrentar a una sociedad que no veía necesaria la educación de las mujeres y soportó críticas muy variadas de personas influyentes. Ella siempre se refugiaba en el Corazón de Jesús, de Él sacaba el valor y la confianza para seguir adelante. Gracias a su actitud la Sociedad del Sagrado Corazón creció y se extendió por distintos lugares del mundo, convirtiéndose en una congregación internacional que sigue apostando por la educación de todas las personas como medio para transformar el mundo.
Os regalamos una charla en la que Víctor Küppers habla de lo importante que es la actitud que tenemos ante la vida para celebrar este aniversario.





"En tu relación con las niñas (hoy en día diría niños) es más valioso lo que les inspires con tu actitud, que lo que les enseñes con tus palabras" (Santa Magdalena Sofía Barat)

Red de Pastoral 

viernes, 18 de noviembre de 2016

Santa Rosa Filipina desde Uganda

Muy queridas hermanas, un saludo muy especial desde esta tierra, tan significativa para mi desde hace ya casi 10 años. Se me pidió escribiera algo sobre mi “vocación misionera” con motivo de la fiesta de Filipina y aquí me tenéis.
Decir vocación misionera suena grande a no ser que se entienda vocación misionera como la llamada a seguir a Jesús y vivir en misión como  Él, en obediencia a su llamada. Con todo entiendo lo que quieren decir, se que especialmente en Europa se le llama “misionera” todas las que salen de su país en misión para trabajar en tierras “lejanas” (América, África, India, etc.) especialmente en países donde hay mucha pobreza.

Bueno a lo que iba, os quiero compartir un poco cual ha sido y es mi relación con Rosa Filipina una de nuestras primeras “misioneras’. En el noviciado leí su historia pero no recuerdo que me hubiera marcado mucho. Pero cuando llegue a Uganda me di cuenta lo especial que era su vida para nuestras hermanas en Uganda, especialmente las “expatriadas” como les llaman aquí a las hermanas “misioneras”. Después de un año de estar aquí, al final de mi experiencia internacional, les compartí a las hermanas que iba a discernir si volver o no a Uganda y ellas me dijeron: ¿Por qué no vas a visitar a Filipina ahora que vas a Estados Unidos? (yo iba a visitar a mi mamá y familia).  No sé muy bien  porque pero pensé que era  buena idea.

Al llegar a San Charles  las hermanas nos llevaron a hacer el recorrido de Filipina y después tuve un día de silencio en la Iglesia de Filipina. Todo el mundo me advertía no le pidas nada a Filipina que te lo concede…  yo me sonreía porque la verdad no soy de pedir cosas a los santos.  

Tengo que confesar que descubrí en ella, cosas que me resonaban por dentro. Yo llevaba muchos años con una atracción fuerte e inexplicable para irme a África, pero  habían muchas cosas que parecía ser contrarias a mi deseo de venir a África.  Yo no sabía otro idioma que el español y al llegar a Uganda mi inglés era mínimo, y encima en Karamoja se hablaba el karamojon, parecía todo un imposible y sin embargo sentía que ese era mi lugar. Cuando leí que Filipina estuvo toda su vida “misionera” no solo luchando con el inglés sino con la lengua de los nativos… que entregó allí su vida y que la lengua no fue obstáculo eso me encendió de celo por dentro. Y de hecho tampoco la lengua para mí ha sido impedimento para la misión.

También oí que  alguien la llamo la mujer que “fracaso”, un fracaso aparente porque supo vivir con sentido en medio de todo. Pero en ese momento me preguntaba ¿qué quería decir eso en su vida? Hoy creo entender un pelín mejor aquella sentencia,  no porque sienta que he fracasado sino porque aprendo que no es el éxito lo que guía nuestra vida, no son los resultados o la satisfacción de ver conseguido el sueño de tu vida lo que te guía y empuja.


Hoy por hoy Dios me regala la confianza de poder compartir con Él su misión, con el convencimiento de que es Él, el que lleva la batuta, que es Él quien lleva el control y eso es una fuente de libertad y de crecimiento increíble. Hoy puedo entender que Filipina estuviera tantos años en América sin la lengua, sin lograr el sueño de su vida que era poder evangelizar a los “indios” (como les llamaban en ese entonces a los nativos) sin poder tener un contacto más directo con los niños… en definitiva descubrir y manifestar el amor de Dios a aquella gente… pero al final no le hizo falta,  la gente descubrió en ella una mujer de Dios y eso les llevo a descubrir a Dios, además de que a través de ella, la Sociedad se abrió y ha podido llegar a lugares  remotos.

Con ella y a través de mi experiencia, aprendo que  al final no es tan importante lo que hacemos si no ser consciente que Dios lleva a cabo su misión a través nuestro.  Aprendo, que no es  tan importante ver o palpar los resultados como ser fiel a la llamada y entregar la vida, en el día a día allí donde estemos, de lo demás se encarga Dios (aunque suene cursi es así como lo experimento). En el día a día eso me ayuda a aceptar que las cosas no son como una quisiera que fueran y que a veces nuestros empeños contribuyen a causas que no imaginamos y eso da la energía y la alegría necesaria para poner todo lo que esté de nuestra parte sabiendo que nada se pierde, que nada es inútil, que Dios aprovecha nuestros intentos, los transforma y saca partido para “bien de los que ama”.

En fin las palabras se me quedan cortas, pero agradezco el testimonio y la vida de Filipina.
Un abrazo a todas y feliz fiesta de Filipina.

MªEugenia Herrera Vargas, rscj (Itae en Uganda)

jueves, 17 de noviembre de 2016

Preparando el corazón para Santa Filipina

Y la historia continúa...
Durante su vida la obra de educación llega a nuevas regiones: la Sociedad del Sagrado Corazón sigue abriendo escuelas en Estados Unidos, Canadá... Hoy las Religiosas del Sagrado Corazón, fieles al espíritu de Filipina, preparan a los jóvenes para el hoy y el mañana, buscan a los pobres y a los "sin voz" de la Sociedad actual. Cada paso adelante pide pioneras que se atrevan a orar siempre y tengan el valor de seguir la llamada de Dios.

Fuente: Internet


Fuente: Internet

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Preparando el corazón para Santa Filipina

El sueño se realiza


Fuente: Internet
Su energía misionera y su incansable determinación de servir a los Indios Americanos, no cesaron. Filipina logró finalmente realizar el deseo de su corazón en una localidad indígena de Sugar Creek, Kansas, en la misión del jesuita Padre de Smet. Aunque estuvo allí solamente un año, dejó una profunda huella en los Indios Potowatomis quienes, asombrados al verla pasar noches enteras en oración, la llamaron "la mujer que siempre reza". La salud quebrantada de Filipina la obligó a regresar a St. Charles donde murió el 18 de noviembre de 1852. Tenía 83 años.
Rosa Filipina Duchesne es honrada en el Memorial de Jefferson en St. Louis como una de esas mujeres pioneras cuyos nombres "no pueden desaparecer". Está enterrada en una capilla construida en su honor en St. Charles, Missouri. Fue beatificada en 1940 y canonizada en 1988.

Te invitamos a contemplar delante del Señor tu vida y dar gracias por todas las personas, situaciones, circunstancias que te han conducido hasta Él. Piensa en las cosas que te gustan y te atraen, en lo que te da vida y en lo que te la quita. Agradece la forma en que el sueño de Dios se va perfilando y realizando en tu vida en la medida en que permites a Dios y a los demás entrar en tu vida, en la medida en que aprendes a amar, a amar de verdad como Jesús nos enseña. Es una aventura que nos transforma durante toda nuestra vida.


martes, 15 de noviembre de 2016

Preparando el corazón para el día de Santa Filipina

Fuente: Internet
El sueño se perfila

Poco después de su llegada, Filipina abrió una escuela en una cabaña de troncos cerca de St. Charles. Fue la primera escuela gratuita al oeste del Missisipi. Luego otras escuelas en Fleurissant, en St. Louis, que seguían un plan riguroso de estudios clásicos: las escuelas tenían como fin la formación intelectual y espiritual de la persona. Las vocaciones empezaron a llegar y se abrió un noviciado. A pesar del espacio insuficiente y de las dificultades económicas, las escuelas prosperaron y se multiplicaron en Louisiana.
Además de sus tareas de enseñanza y administración, Filipina se adjudicó los trabajos más penosos: cuidaba el ganado, cortaba leña, recogía patatas, remendaba zapatos y ropa, cuidaba a los enfermos, hacía jabón y velas. Eligió como cuarto una covacha debajo de la escalera para no molestar a nadie cuando se retiraba a descansar después de largas horas de adoración nocturna en la capilla. Soportó tiempos de angustiosa soledad y un continuo sentimiento de fracaso. Sin embargo, sus numerosas cartas y el diario de la casa demuestran su sentido del humor.

Desde la Red de Pastoral te invitamos a descubrir junto al Señor el sueño que tiene para tí, lo que estás llamado/a a ser, lo que aspira a vivir en ti. Aquí te dejamos un vídeo de Celinés con una canción titulada "No temas".



Fuente: Internet

lunes, 14 de noviembre de 2016

Preparando el corazón para el día de Santa Filipina

El sueño


Fuente: Internet
Durante once años, Filipina compartió muchas veces con la madre Barat su sueño de ser misionera entre los indios de América del Norte. Su deseo llegó a su punto culminante cuando el Obispo Monseñor Dubourg visitó la Casa Madre en París solicitando religiosas para establecer escuelas para los indios y niños franceses, en su diócesis de St. Louis. El 17 de enero de 1817, la Madre Barat dió su consentimiento a Filipina que se lo suplicaba de rodillas. Al año siguiente Filipina y otras cuatro religiosas, después de una peligrosa travesía, llegaron a Nueva Orleans el día de la fiesta del Sagrado Corazón. Después de pasar allí varios meses con las Ursulinas, se embarcaron río arriba por el Missisippi hasta St. Louis, Missouri, viaje que duró cuarenta días.

Te invitamos a pensar en tus sueños. ¿Los has compartido con alguien?. Es importante conocerse, descubrir en lo profundo de tu corazón lo que te gustaría ser o hacer en tu vida y quererlo y cuidarlo, dando pasos para perfilar y realizar ese sueño.

Os dejamos un vídeo de Fabiola Torero que nos invita a agradecer nuestros sueños
Fuente: Internet

domingo, 13 de noviembre de 2016

Porque 10 son más de mil estrellas...



En este curso de celebración de los 10 años de los Grupos Barat, este fin de semana están teniendo encuentro los niños de los grupos Chispas de la zona de Andalucía. Este año están en el colegio de Granada... y como siempre, haciendo amigos, pasándolo bien, hablando sobre lo que quieren vivir en los grupos y sintiéndose familia del Sagrado Corazón... 
Deseamos que se sigan haciendo vida las palabras del himno de los Grupos:  "...coge mi mano, yo estoy contigo, esto es un sueño...¡sueña conmigo!"
Que seamos chispas capaces de encender el mundo al estilo de Jesús...

¡Buen final de encuentro y buen regreso a casa!

Preparando el corazón para el día de Santa Filipina

Se inicia una historia...


Fuente: Internet
Rosa Filipina Duchesne nació en 1769 en Grenoble, Francia. Fue educada en la Visitación y se sintió atraída a la vida contemplativa. A los 18 años entró en el monasterio de Ste. Marie-d'en-Haut, pero poco después la Revolución Francesa dispersó a las religiosas. Durante once años, Filipina asistió a los prisioneros, buscó refugio para los huérfanos, y ayudó a conseguir alimentos para los pobres. Finalmente, obtuvo la propiedad de su antiguo convento y con algunas compañeras abrió un internado. Se unió a la Sociedad del Sagrado Corazón en diciembre de 1804, después de conocer a Magdalena Sofía Barat, fundadora de dicha Sociedad.

Me pregunto en la oración: ¿Cuál es mi historia?¿Qué cosas me atraen y qué cosas me producen rechazo? ¿Qué hago al respecto?¿Qué me dice Dios de todo ello?

lunes, 7 de noviembre de 2016

Ecos de las actividades de verano

Bantaba 2016:


Lo que más me ha llamado la atención es como esta gente todavía no está contaminada de nuestro sistema de vida. Yo vengo de una vida de “exigencia”, se paga por todo y eso nos hace exigir. Lo hacemos en nuestra casa, en el trabajo, con los amigos,… es algo que ya va con nosotros, está en nuestro aprendizaje del sistema… Todo se compra con dinero, todo tiene un precio y eso hace que si algo “no me sale”, o no está a nuestro gusto en lo que me rodea, es que no estoy exigiendo bien, y entonces te sientes incompetente, débil, blando… en un mundo de duros…

Parece como si hubiéramos llevado todo esto a tal extremo que el sentimiento y el contacto real y personal, ya no valiera casi para nada (para nada útil) y así queda relegado a un segundo o tercer plano. Esta gente es como si no estuviese contaminada de esto, dicen gracias por todo, y te miran como si te viesen muy dentro. Desde luego no soy un ingenuo y pienso que esta gente que está intentando integrarse en nuestro sistema de vida, un día lo conseguirá y quizá pierdan esta inocencia, pero la verdad es que ahora son grandes maestros, nosotros exigimos, ellos agradecen, nosotros “los necios”… y lo necio sabe hacer indiferente a las personas, y el agradecimiento, te abre al otro y toda apertura creo que es liberadora.

La segunda parte de aprendizaje de estos 15 días, yo creo que ha sido el descubrir a personas diferentes y así vivir un poco de las otras culturas. Hablar, escuchar, mirar etc., a otras personas ha sido una gozada y un aprendizaje, es como si comprendiera mejor que la mejor forma de conocer una cultura, es dejar que su gente hable, se exprese, haga gestos, miradas, palabras… Dejando que diga lo que quiera decir sin prejuzgar, ves que muchas veces lo que pensabas no era y es curioso cómo va cambiando la opinión y la percepción sobre las personas y culturas, también esto ha sido enriquecedor.

Edu Zapata
Publicado también en nuestra web rscj.es
Ver, escuchar, entender
Verano 2016 en Bantabá
Camino recorrido

viernes, 4 de noviembre de 2016

Testimonios de Religiosas del Sagrado Corazón (rscj)

¿CÓMO VIVO MI MISIÓN?

Todos tenemos una misión en la vida, creo que estamos aquí para algo. Desde pequeña aprendí que la felicidad está a nuestro alcance, en cualquier servicio que se hace por amor. Y eso es lo que intento vivir cada día en las diferentes tareas que realizo.
Paso la mayor parte del día en un colegio donde me siento como pez en el agua. Disfruto mucho con mi trabajo, con las distintas relaciones y actividades. Trato de "dar gratis lo que he recibido gratis", me refiero al amor de Dios, del que me siento cauce, por eso vivo cada día como una oportunidad para que ese amor, que llena mi vida, pueda llegar a todos. Y al mismo tiempo siento como un verdadero regalo el cariño que Dios me tiene a través de las personas con las que me relaciono y agradezco que sea el mismo Dios quien teje todas nuestras relaciones.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Ecos del verano


ENCUENTRO DE SANTA MARÍA DE HUERTA

Con el tema de los Itinerarios del discipulado, Dolores Aleixandre y Alfonso López Fando acogen a un grupo multivariado, casi multicultural,  de unas 80 personas que queremos renovar el seguimiento de Jesús.

Se nos aconseja buscar un lugar (externo) y un espacio interior “para darle a Dios la oportunidad de hablar y a nosotros de escucharle”. Jesús elegía bien dónde encontrarse con la gente, en casa, en el borde del camino, en el monte, en el lago… al partir el pan. Se amoldaba a los itinerarios de cada uno.

Cada seguidor de Jesús está invitado a reconocer cuales son los lugares concretos de encuentro con el señor y descubrir la geografía secreta  de cada uno de nosotros.
Y así pasan los cinco días en que el silencio se contagia, las pequeñas experiencias al caer la tarde son signos y hasta milagros, la escucha y  el respeto son palabras de buena noticia. Las celebraciones son lo que la palabra indica y tienen el estilo de aquellos que se reunían en torno a Jesús.

Quiero señalar algunos de los temas que fuimos recorriendo acompañados por  Dolores y Alfonso, con textos del Evangelio, con salmos adecuados, con lecturas actuales, y teniendo cerca a Ignacio de Loyola y a Teresa de Jesús.
Cada día abarcaba un  tema: En el centro Jesús (1), contagiados de su confianza (2), participando de sus irrenunciables (3), coincidiendo con sus preferencias (4), sabiéndonos enviados (5).

Pertenecemos a un colectivo de “enviados” y en la última celebración de la tarde, la comunidad que allí se formó envía a cada grupo (de cada ciudad de la que venimos), con las manos extendidas  como signo de complicidad que nos ayude a vivir la fe. Todos necesitamos “apoyos”. Y ya humildemente se empieza a crear algún grupo de referencia. En concreto en Cataluña ya nos quedan los días y los contenidos para re-vivir,  re-cordar, re-hacernos, y acompañarnos en esa experiencia de fe que nos hace seguidores de Jesús.


Antes de acabar, agradecer a Aleix, a Alfonso, a los que participamos en tan honda experiencia y a toda la casa de Santa María de Huerta por el cuidado y la atención.

Tere Iribarren rscj
Publicado también en nuestra web rscj.es
Camino recorrido

martes, 1 de noviembre de 2016

Un mar de fueguitos


Un microrelato  titulado "El Mundo" (en “El libro de los abrazos", del escritor uruguayo Eduardo Galeano)  habla de la sociedad como "un mar de fueguitos":

"Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana.
Y dijo que somos un mar de fueguitos.
-El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende".  

Como estos fuegos tan diferentes son todos los santos, festividad que celebramos hoy. Hay santos que vivieron con gran pasión y encendieron la vida de los que tenían cerca como Magdalena Sofía, Rosa Filipina,… y tienen un día propio para celebrarlos. En cambio, hay otros que no tienen día propio y son los más numerosos, a todos esos santos, que ya están junto a Dios los celebramos hoy.

En esta celebración agradecemos “los distintos fueguitos”  que  forman la humanidad, algunos ya se consumieron, pero su luz y su calor siguen presentes en la memoria y el corazón de sus seres queridos, por eso hoy celebramos la Eucaristía para dar gracias por ellos y por la vida que compartimos juntos.
¡FELIZ DÍA A TODOS! 

MªCarmen Soler García, rscj
Publicado también en nuestra web rscj.es



Archivo del blog