"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia" (Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 2008)

sábado, 15 de agosto de 2015

Elegir la vida en lo concreto, cada día...

Los primeros días de agosto hemos tenido las Religiosas del Sagrado Corazón nuestro Capítulo Provincial con el lema “elegir la vida, fortalecer la misión”.  A la luz del evangelio que leemos hoy, que rezuma Vida abundante en el encuentro, os compartimos la invitación que nos hacía nuestra provincial a elegir la vida y a hacerla abundante para todos/as, a “discipulear” (en palabras del Papa) al modo de María.

“Se nos propone ELEGIR...opción libre de cada una y a cada rato. Estamos invitadas  a ello....Va a depender de nuestra actitud de acogida, de nuestra buena disposición.

*  Elijamos cada día la vida en lo concreto;  con el corazón alerta a lo pequeño en el presente. Atentas a los signos del Reino entre nosotras, a construir provincia; aprendamos unas de otras.Cualquier manera creativa que encontremos para experimentar la cercanía y la ternura de Dios será nuestra forma de elegir la vida por el Reino y fundamentar la misión en lo concreto de estos días.

* Elijamos cada día la vida que se nos ofrece en sus múltiples posibilidades desde la mañana: la Eucaristía (que nos mantiene la memoria de Jesús entre nosotras), la oración,....Dejemos que el Señor nos enseñe su ternura por nosotras  y nos la despierte hacia las demás. Su mirada, su escucha.
El encuentro con Jesús es una experiencia sanadora y liberadora...anticipa el Reino. Somos llamadas de forma personal y gratuita y cada día el Señor nos invita a renovar nuestra opción por Él y a testimoniar con nuestra vida la fuerza transformadora del Reino.  Elijamos y cuidemos la actitud de pobreza, disponibilidad, colaboración sencillez, inclusión,...

* Elijamos la vida apostando  por la  calidad de nuestras relaciones. La valoración mutua, el respeto a las diferentes tareas y funciones. Por la actitud participativa y positiva. Procuremos no hacer acepción de personas...elijamos la vida. Vivamos unas relaciones que expresen la alegría de la presencia del Señor, el respeto y la valoración mutua. Regalémonos desde ya mutuamente la confianza que se nos da tan gratuitamente.            
                                                                
** Fortalecer la misión: la de Jesús es profundamente transformadora desde la comunidad.  Hagamos propuestas dinámicas, en las que creamos.  Nuestra espiritualidad es como la partitura que cada una intenta interpretar con la mayor armonía. Queremos ser, desde Jesús, buena noticia para la persona que sufre, hacia toda persona olvidada en el borde del camino.                                                                                                                                   
Contemplemos la acción salvadora del Señor desde lo más sencillo de nuestra historia humana. Y si en algún momento experimentamos impotencia y dolor, ahí también se manifiesta el Señor, se hace presente. El siempre  tiene una propuesta salvadora para nosotras, hagámosla así para las demás. El servicio gratuito y generoso es liberador e inclusivo.

El Papa en Ecuador,  en el mensaje a los religiosos, decía que María discipuleó toda su vida.  Y luego nos invita a vivir dos actitudes profundamente marianas:la gratuidad y memoria.  Dice que ambas , si las vivimos y suplicamos cada día esa gracia, nos van a dar VIDA..                                                                                    

Mª Teresa Alcón, rscj 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog