"Celebramos agradecidas los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia"

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Ecos de las actividades del verano

Felicidad. Con esta palabra defino mi experiencia en el campo de trabajo del Besòs. Y es que durante el campo fueron varias las veces en las que los camperos dijimos que nos sentíamos felices. Y eran muchos los motivos por los cuales nos sentíamos así.

Empezando por nosotros mismos, diez jóvenes de diferentes lugares de España con inquietudes, ganas de ayudar, de aprender, en busca de experiencias… Esta ilusión que todos teníamos hizo que conectásemos, que no tuviésemos pereza a la hora de organizar, idear y trabajar, que nos abriésemos a compartir… por lo que al poco tiempo de conocernos hicimos piña, ¿y a quién no le hace feliz sentir que forma parte de algo, descubrir nuevas amistades, compartir experiencias?

Otro de los motivos fue que estábamos en un aprendizaje constante. Aprendimos una barbaridad sobre la realidad del barrio del Besòs y su barrio vecino La Mina. Historiadores, trabajadores sociales, religiosas del Sagrado Corazón, voluntarios… todo tipo de personas que trabajan para mejorar la situación de estos barrios nos aconsejaron, enseñaron y hablaron de su experiencia y de sus motivaciones para seguir trabajando. Una de estas personas nos hablaba de que en la asociación que ella lleva, sólo trabajan con locos, con quienes creen en la utopía, aquellos que son conscientes de que su labor es complicada, pero siguen luchando. Recuerdo que todos salimos emocionados y motivados de aquella charla. [...]
Sara Casalí San Emeterio
Campo de trabajo de El Besòs

lunes, 26 de septiembre de 2016

Ecos de la Reunión de Pastoral (religiosa)

Convocada por la Red de Pastoral de las RSCJ  me siento agradecida por coincidir con mujeres  apasionadas por manifestar el Amor del Corazón de Jesús en diferentes actividades de verano (Religiosas  y Laicas). La coordinadora de  cada actividad presentó su valoración, las luces y sombras de lo que realizaron. Fue esperanzador constatar que muchas personas colaboraron en este Proyecto Común, aunque no todas estaban  presentes.


Dos puntos fueron llamadas para todas las que estábamos allí: ¿Cómo mejorar la convocatoria? ¿Cómo dar continuidad y acompañar la semilla que se sembró en  los que  participaron? Fue motivo de alegría escuchar que gracias a Religiosas y Voluntarios/as Laicos fue posible que un grupo de jóvenes vinculados a las RSCJ participaran en la JMJ de Cracovia; llevar a cabo el campo de Trabajo del Besòs en Barcelona; el Proyecto Socio-Educativo Bantabá en Almería, el Proyecto Norte -Sur (voluntarios que fueron a Haití, Cuba, Argentina… a apoyar proyectos de las RSCJ en estos países); el Camino de Santiago y los días de Oración y Crecimiento en Santa María de Huerta. [...]

                                                                     Amparo Mª Fdez. Vega Barreto (Amparito)
Reunión de Pastoral
Una laica nos comparte de su experiencia en la reunión

viernes, 23 de septiembre de 2016

Ecos de la Reunión de Pastoral (laica)

Este fin de semana nos hemos reunido en Chamartín algunas personas (laicas y religiosas) que hemos colaborado en las actividades de verano 2016 que ofrece la red de Pastoral.
En la mañana del sábado contamos con la presencia Carles Such, escolapio, que nos dio pistas para hacer que nuestra Pastoral sea una “Pastoral de experiencia”, para llegar mejor a los jóvenes de hoy y ofrecerles proyectos de coherencia. Nos llevamos a casa una ráfaga de ideas para empezar ya: buscar lenguajes nuevos que les ayuden a descubrir la belleza del Evangelio, ofrecer itinerarios flexibles que faciliten la incorporación de cualquier joven en cualquier momento, acompañarles en aquellas experiencias de encuentros vitales con Jesús. También hubo una llamada de atención: “No vivimos para la auto-conservación, sino para la entrega” y que yo, laica, también puedo aplicarme.
En la tarde escuchamos con muchas ganas las presentaciones y evaluaciones de las distintas actividades que se han llevado a cabo el pasado verano: campos de trabajo en Bantabá y Besós, JMJ en Polonia, Proyecto Norte-Sur y Camino de Santiago. Todas ellas se nutren de los jóvenes de nuestros colegios, así que me marché a casa con una gran tarea, entusiasmar a mis compañeros docentes y que entre todos lleguemos a muchos alumnos para ofrecerles una continuidad de su vida de Fe durante el verano y a los ex alumnos  una oportunidad de profundizar en la espiritualidad de SC después de dejar el colegio.
El sábado acabó con la Eucaristía. El domingo continuamos la tarea, esta vez orientando las actividades que se llevarán a cabo el próximo verano y buscando equipos de religiosas o laicas dispuestas a llevarlas a cabo. Y … quién sabe? Quizás con la ayuda del Señor y mucha entrega por nuestra parte logremos muchas vocaciones nuevas.
Para mí ha sido un verdadero placer convivir unos días con las religiosas, con las que me encuentro como en casa, y compartir mi experiencia en la JMJ con todas ellas. Pero sobre todo, el gran privilegio ha sido haber participado junto a dos de ellas, Teresa Gomá y Olaya Mayans, y junto a Ana Martín-Peña, coordinadora de Pastoral en Chamartín, en la JMJ, porque acompañar a jóvenes que buscan compartir su Fe y estar junto a ellos en diversos momentos de encuentro con el Señor es un regalo y si el equipo responsable  con el que lo haces es bueno…entonces ya es la ¡Gloria!

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Proyecto Norte Sur


De mi experiencia en el voluntariado Norte - Sur, 
en el barrio de La Cortada, ciudad de Reconquista, Argentina.

Como Voluntaria del Programa Norte-Sur de la Comunidad del Sagrado Corazón, fui enviada este agosto durante un mes a la comunidad de la Cortada barrio periférico de la ciudad de Reconquista, ciudad pequeña situada en la provincia de Santa Fe al norte de Argentina. 
Tras la llegada a Buenos Aires, donde la comunidad de religiosas de allí me acogió y me facilitó todo lo necesario para llegar a Reconquista, emprendí mi viaje en autobús durante 12h hacia el norte, donde me esperaba la otra comunidad junto con otra voluntaria del programa Norte - Sur. 
Allí pude compartir la vida sencilla y misionera junto a la comunidad, conociendo los diferentes proyectos en los que participan, algunos propios, la mayoría en colaboración con otros, siempre con la participación de las personas del barrio y de la ciudad con ganas de involucrarse en acompañar algunas de las problemáticas principales de la zona. 
Para mi fue la oportunidad de sentirme acogida en una casa, una comunidad y un barrio por personas con una calidez y sencillez muy grande, que me mostraron los diferentes proyectos, la historia de su país, sus tradiciones, lo que les caracteriza, pudiendo conocer una parte de ese amplio país que es la Argentina. 
Participé del apoyo escolar a niños y niñas del barrio de La Cortada, de las actividades de ocio en el Callejón, de las celebraciones y encuentros en la capilla del mismo barrio, pude conocer los grupos de trabajo con adolescentes, el Foro de Infancia Robada dedicado a la lucha contra el abuso infantil y la violencia machista, visitamos el centro penitenciario de Reconquista compartiendo ratos de canto y música con los que allí se encontraban temporalmente. Pude conocer también la comunidad de Fortin Olmos y sus proyectos situados en un pueblo y en unos parajes en medio de la naturaleza de la zona. 
Lo más sorprendente de la experiencia fue la cotidianidad y simpleza de muchos momentos. La importancia de los gestos pequeños, la mesa compartida tantas y tantas veces con personas de lugares tan diversos, la facilidad de recibir al otro en el momento que sea, para compartir un problema, una alegría, una noticia, una celebración, un tiempo gratuito alrededor de un mate bien caliente. A la vez viendo una comunidad que carga con el peso de muchas situaciones de gran dificultad y complejidad, con fortaleza, con fe, con generosidad y con apertura para ayudarse, para seguir hacia adelante y seguir confiando. 
Siendo consciente de la brevedad de mi tiempo allí, fue un tiempo donde ser consciente de que en diferentes partes del mundo hay personas trabajando con fe y con gran generosidad por el Reino, y por acompañar con ternura la vida de personas con una gran carga, pero con muchas ganas de vivir. 
Me llevo de mi tiempo allí también la importancia de cuidar más el “ser” que no el “hacer” siendo conscientes de que siendo y desde la amistad con las personas es cuando más capaces somos de transformar la realidad y hacer sentir al otro acompañado en su camino. 
Mi experiencia acabó el 31 de Agosto, con el corazón agradecido y sintiéndome enviada a vivir y trabajar así en mi propia ciudad con mi comunidad más amplia en Barcelona en este nuevo curso que ahora comienza. 
Lucía Ortín, Voluntaria en La Cortada, Reconquista, Argentina. 
Publicado también en nuestra web rscj.es

lunes, 19 de septiembre de 2016

Reunión de Pastoral

Este fin de semana nos hemos reunido en Madrid un grupo de laicos y religiosas del Sagrado Corazón convocados por la Red de Pastoral. 
Empezamos cada día con una oración. Carles Such, escolapio y pastoralista nos ayudó durante la mañana del sábado a pensar y reflexionar sobre nuestra forma de vivir y trabajar la pastoral. Por la tarde compartimos lo vivido y celebrado durante las actividades de verano e hicimos memoria del camino recorrido en pastoral en los últimos años. Terminamos el día con la Eucaristía.
El domingo acogimos todo lo escuchado el día anterior trabajando en grupos y escuchamos algunas recomendaciones del Capítulo General en relación con la pastoral. Más tarde planificamos las actividades pastorales para el curso que comienza y dialogamos sobre algunos temas. Cerramos el encuentro con una evaluación y oración final. 
Desde la Red de Pastoral damos gracias a todas por venir. Gracias por vuestra presencia y aportación, por vuestro ser y estar, por crear red, por participar en esta misión común que es de todos y para todos y posibilitar que otros y otras descubran el amor del Corazón de Jesús en sus vidas. GRACIAS. 

Red de Pastoral
(Mª Carmen Soler, Pili Pajuelo, Esther Romera)
Publicado también en nuestra web rscj.es
Una laica nos comparte de su experiencia en la reunión
Una religiosa nos comparte de su experiencia en la reunión

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Ecos de las actividades de verano

Mi experiencia en el Camino

Más de un mes ha pasado desde que finalizó esta aventura, y sin embargo, pensar en lo allí vivido sigue provocándome una sonrisa.

Si me pidieran que resumiera en una palabra mi experiencia, claramente la cabeza me evoca GRACIAS.

Gracias por darme la oportunidad de conocer y reconocer a 25 personas maravillosas, pero sobre todo gracias por darme  un espacio donde reencontrarme a mí misma.

Una conoce muy bien sus debilidades, esas cosas de las que huye, los miedos a los que no quiere enfrentarse y evita, pero difícilmente tenemos oportunidad de descubrir fortalezas en nosotros y sobre todo de aprender que esas fortalezas consiguen apaciguar los miedos.

El Camino ha sido una experiencia de autoconocimiento, de encontrarme conmigo misma, de darme paz y sosiego, de intimidad y acompañamiento.

Es curioso como en una vivencia en la cual no hemos estado solos ni un minuto consigues encontrarte a ti y descubrir que cosas que tenías dormidas, que las habías hecho apagarse siguen estando ahí.

No diré que no es duro, ni negaré que hubo momentos de agotamiento y lágrimas de cansancio. Pero los cuatro lloros que  pudiera haber, se compensan con mil sonrisas que hubo allí y siguen apareciendo hoy.